El poder de nuestras ideas

Francisco Rojas Costa

Resultado de imagen para ampolleta

 

Una idea se caracteriza como una proposición que permite y genera un razonamiento. Éste es un componente eminentemente abstracto, carece de sustancia en el mundo sensorial y sólo viene a tener relevancia en la medida que desarrollamos mecanismos físicos que ejecuten nuestros músculos.

Las ideas como nuestro lenguaje viene a ser el sistema operativo con el cual gestionamos nuestra existencia; es por medio de la comparación, asociación y deducción la forma en que expandimos nuestro conocimiento y quizás lo más importante, la forma en que percibimos nuestra realidad.

Esto es de tal importancia que el filósofo Wittgenstein llegaría a afirmar que “las fronteras de mi mundo las delimita mi lenguaje”. Es decir, con más idioma, más sofisticación y más extensión de nuestras forma de vivir.

De ahí lo vital que es desarrollar una conciencia que no s´ólo se preocupe de ser un depósito de datos e información irrelevante, sino que seamos capaces de desarrollar un criterio que nos permita solucionar desde nuestros problemas más básicos como la alimentación, a elementos más complejos como el desarrollo de un sistema computacional.

La ideología entendida en su plano más reducido, como narrativas comunes compartidas, nos pretenden una impostación de verdad y razonamiento: mi idea y mis argumentos ya no son un acto personal, son una herramienta destinada a generar un cambio sin importar el costo asumido.

Elegir, desechar, destruir nuestros ídolos para forjar valores que valgan la pena mantener, son la tarea del Superhombre nietzscheano. Si no aprendemos a controlar nuestras ideas (y mucho más importante, nuestras emociones) es probable que ellas nos terminen controlando a nosotros (y, en su peor posibilidad, que estemos siendo controlados por otros) para alcanzar una plenitud vital.

Barco a la deriva

Francisco Rojas Costa

Resultado de imagen para lost ship

Los barcos en altamar sufren de desperfectos. Uno de ellos (que solía ser bastante grave) era la perdida del timón, lo que impedía fijar un curso de viaje, pudiendo estar varados por mucho tiempo hasta que son encontrados por otra flota o logran solucionar la falla.

Hoy después de mucho tiempo pude ir a la ciudad de Concepción (capital de la Octava Región), y pude también ver el estado apocalíptico del centro histórico del sector que fuera el centro militar del sur del país. Sus calles, avenidas y centros comerciales con muy poca población circulante, con un comercio funcionando sólo para los insumos más básicos, dejaban una expresión de desolación. Mujeres apresuradas con sus mascarillas, oficinistas buscando donde hacer la hora de colación, los mendigos contando las monedas. Ciertamente, todo muy alejado de la visión tradicional de un ciudad que se mueve presurosamente entre la actividad comercial y el arrendamiento de departamentos.

Dentro de toda esta calma me dirigí a la oficina de un amigo que ejerce como hombre de leyes.

Conversamos de las misma cosas que hablamos siempre: del estado del país, de las instituciones, del estado mental de nuestros ciudadanos, del desborde del país. ¿Y finalmente quién manda en este país? ¿La corte suprema, el presidente, los ministros? Inquirí de forma intempestiva en cierto momento de la conversación.
Nadie sabe, estimado amigo — me respondió.

Esa cuota de silencio y tradicionalismo es similar al peso de la noche pero que deja en estado de perplejidad, como si de un punto a otro el país haya destruido su timón en plena desolación en el mar.

De la caída de la mariposa en medio del abismo

Francisco Rojas Costa

The Butterfly Principle | Roland Berger

Santo Tomás de Aquino afirmó que el hombre es la expresión de la divinidad en la creación de la rationali criatura, es decir, lo que distingue al ser humano del resto del mundo animal es su capacidad de actuar mediante la razón y no por el instinto. Sigue leyendo “De la caída de la mariposa en medio del abismo”

De sapoderado

Francisco Rojas Costa

Presentan proyecto de reforma constitucional que regula el financiamiento y  la propaganda de las campañas para el plebiscito constituyente. - Diario  Constitucional

He participado en elecciones desde que cumplí los 18 años. Al cumplir la mayoría de edad, un amigo de la Juventud Socialista (con el que participaba en actividades partidarias) me acompañó a inscribirme en el registro electoral de mi comuna. Por años, conservé mi credencial en la que señalaba la mesa y el registro en el padrón electoral hasta que empezó a pudrirse por contacto con la humedad.Sigue leyendo “De sapoderado”

Voluntad de viajar: necesidad de aventura

Francisco Rojas Costa

Campsites from Mexico to Canada on the Pacific Crest Trail - YouTube

La rutina golpea los días de la pandemia; si no fuera por algunas jornadas de trabajo, todos los días serían Lunes. Viajar largas distancias supone un cambio de habitus, de clima, de gente y de ritmo vital también. A diferencia del traslado de domicilio por razones laborales o familiares, los viajes suponen la idea de conocer por un poco tiempo cómo se comportan y se desarrollan las cosas en otros lugares.Sigue leyendo “Voluntad de viajar: necesidad de aventura”

Crea un sitio web gratuito con WordPress.com
Empieza ahora